viernes, 17 de julio de 2009

Torrecera acuerda medidas de urgencia por la oleada de robos

Las pedanías piden refuerzo policial, pero de momento no se puede quitar agentes del ámbito urbano para trasladarlos a la zona rural.

Los vecinos de Torrecera dicen haber llegado a una situación límite en las últimas semanas debido a la cadena de robos que vienen soportando. Las últimas declaraciones de la delegada de Seguridad, Mª Carmen Martínez, en las que la responsable municipal afirmaba que no habría grandes cambios en la Policía Local y que conservaría prácticamente el mismo número de agentes, han despertado la “indignación” y la “alarma” entre los habitantes de esta pedanía, según explica su alcalde, Manuel Bertolet. “Mantener el actual sistema de patrullas rural es lo mismo que Torrecera siga sin Policía Local permanente como hace años, que no haya vigilancia nocturna y que cuando hay robos y vandalismo tengamos a los agentes a miles de kilómetros de distancia”.
Bertolet señala también que “se va al traste la promesa que se nos hizo a todos los alcaldes pedáneos de dotar a nuestros pueblos con un determinado número de policías locales y una patrulla permanente, por lo que la esperanza de que cesen estos actos delictivos se ha desvanecido por completo”. En la reunión a la que se refiere Bertolet se habló largo y tendido del número de policías que tocaría a cada sitio, en el caso de Torrecera, en función de su extensión y población, tocaban tres.
En vista de los últimos acontecimientos, han acordado ya medidas con carácter de urgencia ante una situación “inaguantable”, entre ellas, solicitar una reunión extraordinaria y urgente de la mesa territorial donde estarán todas las pedanías representadas y elevar el problema de inseguridad que padecen a la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía para que “interceda ante este grave problema y si eso no fuese suficiente, presentar una denuncia ante los tribunales de justicia”, dice Bertolet.
Con todo, tras esta declaración de intenciones los vecinos son realistas y han decidido pasar a la acción en vista de que no reciben el refuerzo policial que reclaman. Esta semana han comenzado a organizar sus propias patrullas rurales. Salen en cuadrillas, inclusive el alcalde, pasadas las diez de la noche, que es el toque de queda para los vecinos por temor a que entren en sus casas y roben. Se dedican a vigilar todos los rincones. Bertolet afirma que todos se han prestado a colaborar y que “nos dan las tres y las cuatro de la mañana, incluso la gente que tiene que levantarse temprano para trabajar se da una vuelta antes de marcharse”. Esta semana harán los cuadrantes oficiales para repartir los turnos de vigilancia.

andaluciainformacion.es

No hay comentarios: